miércoles, 6 de enero de 2010

Fuiste mi vida, fuiste mi pasión, fuiste mi sueño, mi mejor canción, todo eso fuiste, pero perdiste. Fuiste mi orgullo, fuiste mi verdad, y también fuiste mi felicidad, Todo eso fuiste, pero perdiste. De repente una mañana cuando desperté, me dije todo es una mentira. Fue mi culpa enamorarme de tu inmadurez, creyendo que por mi tu cambiarías. No me queda ya más tiempo para mendigar migajas de tu estupido cariño. Yo me planto y digo basta, basta para mi, porque estoy desenamorada de ti -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada